¿Cómo hacer un buen resumen?

cómo hacer un resumen
Tabla de Contenidos

En Ecuador, un país rico en diversidad cultural y natural, la educación y el aprendizaje ocupan un lugar especial. Entre las habilidades más valiosas en el ámbito académico y profesional se encuentra la capacidad de hacer un resumen efectivo. 

Si quieres conocer qué implica realmente resumir un texto y cómo podemos dominar esta técnica de estudio indispensable, ¡acompáñanos a conocer las técnicas!

¿Qué es resumir?

Resumir no es simplemente recortar un texto original, sino sintetizar las ideas más relevantes, manteniendo la esencia y el mensaje del autor. Es una habilidad que requiere comprensión lectora, análisis y capacidad de síntesis. 

Comprendiendo el texto

El primer paso es, sin duda, leer el texto completo con atención. Esta lectura inicial es crucial para tener una visión general y entender el contexto. 

Identificación de ideas clave

Una vez que tenemos una comprensión general, el siguiente paso es subrayar o anotar las ideas principales y secundarias. Esta técnica de estudio nos permite visualizar la estructura del texto y diferenciar los argumentos centrales de los detalles complementarios.

Organización y redacción

Con las ideas clave en mano, el desafío es organizarlas de manera coherente y redactar nuestro resumen. Aquí es donde nuestra capacidad para sintetizar las ideas se pone a prueba. 

Pasos detallados para un resumen efectivo

Crear un resumen eficaz es como dibujar un mapa del tesoro; te guía a través de las ideas más valiosas de un texto, dejando de lado los detalles menos importantes. Vamos a desglosar este proceso paso a paso, asegurándonos de que cada etapa sea clara y fácil de seguir.

  1. Sumérgete en la lectura: Imagina que estás a punto de embarcarte en una aventura. El primer paso es familiarizarte con el terreno, así que dedica tiempo a leer el texto de principio a fin. Hazlo sin prisas, permitiéndote absorber cada palabra y comprender el panorama general. Si tropiezas con partes confusas, no te detengas; una segunda lectura puede aclarar muchas dudas.
  1. Las ideas principales: Ahora que has recorrido el texto, es momento de buscar los tesoros escondidos: las ideas principales. Estas suelen estar estratégicamente ubicadas al inicio o final de los párrafos, esperando ser descubiertas. 
  1. Las ideas secundarias: Aunque las ideas principales son las estrellas del espectáculo, las ideas secundarias son como las luces que las iluminan. Proporcionan contexto y profundidad, agregando valor al conjunto. Identifícalas, pero recuerda, no queremos cargar con demasiado; selecciona sólo aquellas que realmente realzan el brillo de las ideas principales.
  1. Organiza tus hallazgos: Con todas tus joyas recolectadas, es hora de dibujar el mapa. Organiza las ideas principales y secundarias de manera lógica, siguiendo la estructura original del texto.
  1. Escribe el resumen: Usando el mapa que has creado, empieza a narrar tu aventura. Este es el momento de brillar, donde transformas tu esquema en un relato coherente y atractivo. Sé fiel a las ideas del autor, pero usa tus propias palabras.
  1. Revisa y ajusta: Cada gran aventura merece un gran final. Revisa tu resumen y compáralo con el texto original. ¿Has capturado las ideas más valiosas? ¿Has mantenido la esencia del mensaje? Ajusta lo necesario para asegurarte de que tu resumen sea un reflejo fiel y claro del texto original.

Al seguir estas recomendaciones, te sentirás preparado para abordar cualquier texto que encuentres, convirtiéndolo en un resumen claro y cautivador. Ten presente que la clave está en la práctica constante, así que no te preocupes si al inicio te resulta un poco difícil.

Herramientas y consejos útiles

  • Subrayado y anotaciones: Subraya las frases y párrafos clave que capturan la esencia del texto. Las anotaciones al margen pueden servir como pequeñas notas «de la receta» para recordar por qué un punto específico captó tu atención.
  • Uso de sinónimos: Experimenta con diferentes palabras que tengan el mismo significado para evitar repetir las mismas frases del texto original. Esto no solo evita el texto con plagio, también muestra tu habilidad para comprender y reinterpretar el material.
  • La práctica constante: Intenta resumir diferentes tipos de textos: artículos, capítulos de libros, e incluso videos. Cada uno presenta sus propios desafíos y te enseñará nuevas formas de captar y condensar la información.
  • Claridad y brevedad: En tus resúmenes, asegúrate de que la claridad y la brevedad sean tus principios guía. Elimina cualquier «adorno» innecesario que no aporte sabor ni sustancia al plato principal, es decir, a las ideas clave del texto.
  • Revisión: Revisa tu resumen con ojos críticos. ¿Refleja fielmente el texto original sin perder su sabor? ¿Podrías eliminar o añadir algo para mejorar? A veces, un pequeño ajuste puede hacer una gran diferencia.

En definitiva, hacer un resumen es mucho más que una tarea académica; es una habilidad vital en el mundo profesional y cotidiano. Nos enseña a ser claros, concisos y efectivos en nuestra comunicación. En Ecuador, como en cualquier parte del mundo, dominar esta técnica abre puertas y facilita el aprendizaje.

Contenido extra que te puede interesar:

Solicita información

    Scroll al inicio

    Solicita información